Valencia Ultra Trail GR10-XTREM 2013.

Vaya ultra trail tenemos en la comunidad valenciana ya en el mes de enero.Es una manera de empezar el año por la puerta grande, que a mi particularmente ya me dio el año pasado un extra de moral para el resto de la temporada.

Mi objetivo ha sido el mismo del año pasado, disfrutar corriendo por parejas e intentar bajar o aproximarme al tiempo del año pasado.  Uno ya se conoce y más o menos por la preparación que llevaba sabía que si todo iba como debía el tiempo iba a ser muy parejo al del año pasado.

Somos cuatro los villeneros que el viernes partimos para Puçol, Miguel Flor, Javier Ruano, Toni Flor y un servidor.

El viernes recogemos los dorsales con tiempo y yo me intereso por las últimas predicciones meteorológicas que nos tienen a todos un poco en vilo. Me preocupa sobre todo la lluvia durante muchas horas porque correr mojado mucho tiempo es sinónimo de hipotermia. Manoli CXM no se confundió, a partir de las 12:30-13h fue cuando ya empezó a llover con más intensidad. El viento y frío no me preocupaba tanto, me va mucho mejor que la calor del año pasado.

El día de la carrera llegamos al polideportivo sobre las 5:25, dejamos la bolsa para Andilla y ya simplemente esperar, a la pedazo de foto conjunta y que den la salida.

En una ultra en enero es raro ver a alguien que no esté preparado, aquí el que viene no se ha a perdido, veo mucha gente muy preparada y definida.

Toni Flor y yo somos la pareja número P7, tenemos un nivel muy parecido y siempre se disfruta mucho más corriendo en pareja.

Nos hacemos la foto de rigor todos juntos y recibimos las últimas instrucciones de la organización, los pelos de punta.

Nos dirigimos al arco de salida y dejan un par de minutos para que la gente pueda encender sus gps y poder obtener la señal sin problemas.

Tony y yo decidimos salir con los puestos de cabeza, no es nuestro lugar pero no queremos estar mucho tiempo en el paso de Guaita donde el año pasado estuvimos mucho tiempo parados.

Así que dan la salida y salimos de los 50 primeros, diosssss que pasa aquí, que vamos a ganar la carrera o queeeeeeee. Cuando llevamos 500m. ya lo veo claro, esta vez Tony está mucho más fuerte que yo, ha preparado la prueba bien. Pero lo tengo claro, en ningún momento va a salir de mi boca un “esperame”, iré a mi mi ritmo haciendo la goma.

La verdad que en los 2 primeros km. no nos adelantó prácticamente nadie, fue cuando la cosa empezó a empinarse cuando ya muchos pesos pesados de la carrera nos adelantaron muy fácilmente, pero por nuestra parte le facilitábamos el paso, no nos gusta entorpecer el ritmo de nadie.

LLegamos el paso de Guaita y pasó lo que queríamos, apenas había cola, lo justo para tomarse un pequeño descanso después del “calentón” nuestro inicial.

Este año el paso me parece menos peligroso pero siempre teniendo respeto a las zonas complicadas.

Salvado el escollo una bajada técnica, todavía es de noche y me percato que no llevo un buen frontal, la verdad que bajamos muy lentos, pero la carrera ya estaba rota y ya no se  veían casi corredores por delante y por detrás.

Hasta llegar a Segart lo vamos comentando muchas veces, el año pasado nos dejamos mucho tiempo en Guaita, y llegamos aún de noche a Segart, cuando el año pasado era ya totalmente de día.

Control de dorsales y aquarius casi a huevo y vamos bien de tiempo, si mantenemos este ritmo machacamos el tiempo del año pasado. Algún corredor nos adelanta y no nos saluda, no nos gusta, estamos en una carrera pero ante todo somos personas, haya cada cual con su forma de ser….

LLegamos al canal de Garbí , es el tramo más complicado de la carrera, lo que el año pasado me daba un poco de cague este año lo disfruto como un enano.

Ahora el objetivo es darle un poco a la zapatilla hasta Serra, estamos frescos y hay que avanzar rápido, porque una vez se haga de noche el ritmo se ralentizará demasiado.

LLegamos a Serra y el ambiente es espectacular, los pelos otra vez de punta, nos alimentamos bien, yo ya tenía bastante hambre y llenamos los camelback a tope porque el siguiente avituallamiento está bien lejos. El año pasado me quedé sin agua en este tramo y lo pasé un poco mal.

Más adelante nos desvían por un nuevo tramo y particularmente a mí me gustó mucho más. Se me queda en el recuerdo una larga pista en zig-zag en forma de subida que no se acababa nunca, pienso que algún día seré capaz de hacerla entera corriendo, pero para eso aún queda mucho entrenamiento.

Empieza llovernos bien y empiezan las primeras preocupaciones por si la carrera va a cambiar radicalmente. Se ven ya muchos corredores con chubasquero pero a mi me parece demasiada ropa, hay que aguantar la ropa seca por si la cosa se complica mucho más. Me sobra con ponerme la gorra, parece una tontería pero la lluvia no te golpea la cara y la sensación de lluvia es mucho menor.

Estaba claro, es en este nuevo tramo donde se nos va a ir todo el tiempo de adelanto que llevábamos respecto al año pasado, pero a mi sinceramente no me preocupa, no estoy competitivo en enero, ya habrá tiempo de volver otro año más preparado y destrozar las 15horas.

Llegados a este punto de carrera ya las caras van siendo conocidas, vamos haciendo la goma con 10-15 participantes, a ratos nos adelantan unos a ratos les adelantamos nosotros.

LLegamos a Gátova a la misma hora del año pasado, se nos ha ido el avance de tiempo pero yo estoy muy contento, el año pasado llegué a Gátova ya desfondado, sin agua y con las piernas cansadas. Este año llegaba a este punto sin la respiración acelerada y muy centrado en la carrera.

 

El ambiente en el avituallamiento es espectacular, el arroz lo encuentro buenísimo y la cocacola está tremenda. No queremos perder mucho tiempo y no nos encantamos mucho. Veo que Tony se pone las mallas largas, yo tengo dudas pero finalmente me las pongo, tengo frío por el parón y los primeros metros de reanudar la marcha tenemos un poco de tiriteras hasta que volvemos a calentarnos.

Viene una subida que hacemos andando perfecta para bajar la “comilona”. En este punto todavía las fuerzas de Tony y mías noto que son muy parejas y eso me da tranquilidad.

Coronamos y hay buen tramo para correr, aquí si llegas con fuerza tienes casi 1 hora de rodaje para avanzar muchos kilómetros.

Es en este tramo donde el señor Tonaceo me saca del punto, cogemos un buen ritmo y noto que enseguida subo de pulsaciones y ya no conseguí recuperarme al 100% de este “calentón”.

Llegamos a un punto de duda, no sabemos por donde es la carrera, pero este año llevamos gps, soy novato con el gps pero vaya que invento esto del gps, nos salva de una buena. Muy cerca de este punto el año pasado nos perdimos y después de 60km. de carrera despespera un poco perderse.

Ahora llega una subida larga de cojones, y ya voy haciendo la goma, Tony tiene mejor ritmo de subida pero yo no me agobio, a mi ritmo no decaigo. Son las 15h. y empieza a salir el sol, fue como un regalo, miro para atrás y disfruto de las vistas que estamos dejando atrás.

Muy diferente es el infierno en el que entrábamos, zona quemada este verano, la piel de gallina, me da un poco de miedo pasar por aquí, es como si me hubieran quitado un trozo de mi. En algunos tramos veo flores que salen de las cenizas y eso me consuela un poco.

Alcanzamos a un chico y chica de Albacete muy majos ambos, cuanto nos parecemos los corredores de montaña, los gustos y la forma de ser son parecidas.

LLégamos a Montmayor y la gente nos anima mucho, ya son muchos kilómetros de carrera y los ánimos de la gente se agredecen más que nunca.

Poco después de este punto se nos une al dúo sacapuntas Manu, un chico de Valencia, lo tiene claro, aún siendo las 16:30h de la tarde no quiere quedarse solo cuando anochezca. Muy pronto nos dimos cuenta que teníamos un gran compañero que nos acompañaría hasta el final de carrera.

Cada vez me cuesta más aguantar el ritmo de ambos y la goma que voy haciendo cada vez se va alargando más, pero cuando dicen de correr yo nunca digo que no. No consigo aguantar su ritmo pero todavía tengo piernas para trotar.

Llegar a Sacañet se me hizo un poco largo y el objetivo lo cumplimos, llegar antes de que anocheciera.

El avituallamiento de Sacañet se puede describir como un canto de sirenas del que cuesta mucho salir de allí, llevas 78km. de carrera, estás muy cansado, se está muy calentito y hay mucha gente allí como tu que no ves que tengan muchas ganas de salir.

El año pasado al salir de aquí se me hizo muy duro, tuve muchas tiriteras, así que este año llevaba más ropa. Tuve que cargar con ella hasta aquí pero ahora había llegado el premio de salir de allí bien abrigado.

Aún así fueron 10-15 minutos muy críticos donde Manu y Tony llegaron a decir de retirarse, yo pensaba para mis adentros que ni de coña. Después de 15 minutos entraríamos en calor.

Esta subida es larga larga, pero marcamos buen ritmo, hay buena indicaciones y volvemos a estar muy motivados. En esta subida incluso nos nieva, y al golpear contra la cara se hace un tanto molesto pero llegados a este punto de carrera nada podrá con nosotros.

Último control de carrera antes de meta, quedan 10km. y mucho de bajada, aunque antes aún subimos un poco más. Yo hago mis cálculos y vamos a clavar el tiempo del año pasado, yo ya estoy contento, me veo finisher y con muchas mejores sensaciones que el año pasado.

Y de repente… Andilla, se ve a lo lejos parece que está cerca, pero por la experiencia del año pasado sé que está lejos, ahora se trata de paciencia y disfrutar de los últimos kilómetros de carrera, el objetivo está cumplido y es acabar con buenas sensaciones.

LLegamos a Andilla y saludamos a la gente del pueblo eufóricamente, la alegría de vernos finishers se nota en el ambiente.

Antes queda un regalito, subir a la cruz de la pobleta de Andilla….

Ya se oye al speaker y la piel de gallina, son poco más de las 22h. y esto se acaba, ha sido un día completo de disfrutar de la montaña, del gran ambiente que se vive en una carrera así y de una gran experiencia junto con dos grandes personas como Manu y Toni Flor.

Últimos metros, nos miramos, nos reímos y nos cojemos de las manos, brazos en alto y ya lo tenemos!!!!!

Después una noticia buena, Javier Ruano, 26 de la general, vaya progresión en un año, está que se sale. Y otra noticia mala, Miguel se tuvo que retirar en Gátova, las lesiones no le han permitido preparar la prueba como se debía.

¿Siguiente ultra? CSP115, aunque antes casi seguro 77km. ULTRA TRAIL YECLA.